Informanet

20/2/08

¿Cómo sé si tengo un hígado saludable?

Bienvenidos al Sitio Web www.informanet1.com Director General: Erasmo Martínez Cano… Comentarios y sugerencias: Editor: Erasmo Martínez / Javier Tlatoa ( portal@informanet1.com ) ( erasmocano@gmail.com )

Radio <<< >>> TV

Respecto de prevención, se habla de muchos padecimientos: cardiovasculares, oncológicos, visuales, dermatológicos pero ¿qué hay acerca del hígado? ¿Alguna vez se ha preocupado por las condiciones en que se encuentra este órgano que es el encargado realizar funciones vitales para el organismo?

Seguramente no, porque como otras enfermedades, volteamos la mirada hacia él sólo cuando ya hay problemas, que incluso, pueden llevar a la muerte.

Por ello es importante conocer qué afecta a nuestro hígado. De esta forma, a continuación le damos a conocer algunos de los padecimientos más comunes que afectan a nuestro hígado:

Ø Hígado graso. Se trata de una infiltración de grasa en el tejido del hígado, una de sus causas principales es el exceso de consumo de bebidas alcohólicas.

Ø Hepatitis aguda o crónica (inflamación del hígado). Estas enfermedades son causadas por diferentes virus, los cuales se transmiten de diversas formas: alimentos y agua contaminada, transfusión de sangre u otros líquidos corporales, dependiendo del virus que se trate. Actualmente hay virus A, B, C, D y E, cada uno es diferente y se puede detectar mediante exámenes médicos y de laboratorio. Los tipos de hepatitis B, C y D pueden provocar hepatitis crónica y derivar en cirrosis hepática.

Ø Cirrosis Hepática. Es consecuencia, entre otras causas, de la hepatitis crónica y consiste en la debilitación o muerte de las principales células del hígado, los hepatocitos (los cuales son responsables de la detoxificación y de impedir que las sustancias tóxicas lleguen al cerebro). La cirrosis hepática no tratada a tiempo, puede llevar a una de las comlicaciones más riesgosas de la cirrosis: la encefalopatía hepática.

Ø Encefalopatía hepática. Cuando la función de los hepatocitos se altera, éstos no detoxifican la sangre de sustancias tóxicas que llegan al cerebro, lo que puede provocar desde alteraciones leves de conducta hasta el estado de coma. La encefalopatía no se manifiesta de forma repentina; comienza con pequeñas pérdidas de la funciones mentales como destrezas laborales y capacidad para conducir, cambios en el sueño, cansancio, olvido, falta de concentración y agresividad, e incluso puede provocar un tipo especial de temblor en las manos llamado asterixis. Merz Pharma ha encontrado que la combinación de dos sustancias (L-ornitina y L-aspartato) es de gran utilidad para apoyar el trabajo de depuración que debe realizar el hígado en pacientes con encefalopatía hepática

De tal forma que para prevenir cualquiera de estos padecimientos, de ahora en adelante ponga entre sus prioridades de salud el cuidado de su hígado con las siguientes recomendaciones:

1. No abuse del alcohol. Aunque la mayoría dice que bebe socialmente, hay que saber que uno o dos tragos al día pueden lesionarlo para el resto de la vida.

2. Vigile muy bien la ingestión de medicamentos. Todos los fármacos son productos químicos, y cuando nos automedicamos podemos mezclar sustancias que pueden causar un daño grave al hígado.

3. Tenga cuidado con los aerosoles (sprays). El hígado detoxifica todo lo que se respira. Cuando realice la limpieza de casa, evite el abuso de los limpiadores en aerosol, asegúrese de que la habitación esté ventilada o utilice un tapabocas.

4. Vigile todo aquello que caiga en su piel. Un ejemplo de ello son los insecticidas que se ponen en árboles y en la hierba, pues no sólo matan insectos, también penetran en la piel y pueden destruir las células del hígado.

5. Protéjase del virus de la hepatitis. Aunque algunas veces el hígado puede resistir el virus, en otras el virus es mucho más fuerte. Los virus de la hepatitis viven en la sangre, la saliva y el semen. Cuando afecta al hígado se vuelve muy delicada la enfermedad, por ello en general es aconsejable el uso del condón, más aun si usted o su pareja sufren de hepatitis.

6. Disminuya el consumo de grasas. El hígado produce el colesterol que el organismo requiere, por ello vigile el consumo de alimentos grasos, para no agregar colesterol extra.

Por último, recuerde que en general los padecimientos del hígado no duelen, en ocasiones hasta que es demasiado tarde. El único aviso que debe saber es que si se le sobrecarga con drogas, alcohol y comidas grasosas se puede dañar.

Por último:

1. Asista con el doctor y solicite un examen.
2. Los exámenes de la sangre pueden identificar algún problema.
3. Si el hígado se encuentra blando y suave significa que está bien. Si está duro y crecido o disminuido de tamaño es que hay algún problema.
4. Si su doctor sospecha algún problema, un ultrasonido y otras pruebas pueden ayudar a dar un diagnóstico más específico.
5. A veces es necesaria una biopsia para determinar el estado del tejido hepático.
6. La salud del hígado y la suya dependen de cómo lo cuide y de cuánto se le quiera.

Información: Liver Foundation / www.liverfoundation.org

<<<regresar/home

Reacciones:

1 comentarios: