Informanet

22/8/14

"El hambre contemporánea, la mayor vergüenza de nuestra civilización"

 En este libro, Martín Caparrós  ofrece un amplio análisis sobre la situación que afecta a una gran parte de la población mundial y a la que muchos han dado la espalda
¿Qué pasa cuando tiene hambre? Come.  ¿Cuántas veces al día siente hambre? ¿Una, dos, tres? No importa cuántas sean, tal vez, durante toda su vida siempre ha tenido la posibilidad de comer, de tener alimentos al alcance de la mano; de satisfacer esa necesidad y ganas de alimentarse.  Sin embargo, existen en el mundo cerca de mil millones de personas que padecen y mueren por no poder hacerlo correctamente.
Sobre este hecho, que acaba con la vida de entre ocho y diez personas cada medio minuto en el mundo, reflexiona Martín Caparrós, uno de los cronistas latinoamericanos más importantes de la actualidad, ofreciendo una radiografía llena de detalles, situaciones, testimonios, etc., en su más reciente trabajo El Hambre.
Viajero incasable, Caparrós visitó países como la India, Bangladesh, Níger, Kenia, Sudán, Madagascar, Argentina, Estados Unidos y España en donde encontró a quienes, por diversas causas -sequías, pobreza extrema, guerras, marginación o costumbres-, sufren hambre, y documentó en este libro, mediante crónicas y ensayos, la forma en que viven millones de personas, escuchando a quienes la padecen; a los que la combaten y a los que ayudan a crearla.
Para Martín Caparrós, el hambre de esta época "es más violenta en la medida en que hay comida para todos" y no se logra, por diferentes intereses, hacer que ésta llegue a quienes más la requieren.
Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) se licenció en historia en París, vivió en Madrid y Nueva York, dirigió revistas de libros y de cocina, tradujo a Voltaire, a Shakespeare y a Quevedo, recibió el premio Planeta y el premio Herralde de Novela, el premio Internacional de Periodismo Rey de España, la beca Guggenheim, plantó un limonero, tiene un hijo y ha publicado libros. Los últimos son la novela Comí y un pequeño tratado gastronómico: Entre dientes.
Reacciones:

0 comentarios: