Informanet

23/11/14

Año histórico el 104 aniversario del inicio de la Revolución Mexicana.

Conmemoramos hoy, en este sitial solemne, el 104 aniversario del inicio de la Revolución Mexicana. En un año histórico, en el que hemos hecho remembranza del centenario de la Toma de Zacatecas, de la firma de los Tratados de Teoloyucan y del ingreso triunfal en la Ciudad de México del Ejército Constitucionalista, celebraciones que nos permitieron refrendar nuestro respeto y agradecimiento a las mujeres y los hombres que participaron en la Revolución de 1910.

Es importante recordar, en esta época difícil para la república, que el movimiento armado que evocamos, tuvo su origen en el agravio al pueblo por una minoría de privilegiados, cuya ambición y codicia no tenía límites. El régimen de Porfirio Díaz se caracterizó por su soberbia e insensibilidad a las necesidades de la mayoría de la población. Por ello, en 1909 Madero habría de iniciar un movimiento pacífico en contra de la reelección del dictador, que fue secundado por quienes estaban hartos de los atropellos a la libertad en sus diversas manifestaciones y de los favoritismos a unos cuantos.

La convocatoria antirreeleccionista se propagó entonces, por todo el territorio nacional con éxito, pero un mes antes de las elecciones Madero sería arrestado y los impulsores de la democracia perseguidos y amenazados, por lo que el 20 de noviembre de 1910 el pueblo habría de rebelarse.

Ése fue el inicio de una lucha que se calcula costó más de 1 millón de vidas, cuyos nombres no se encuentran plasmados en ningún muro de honor, pero cuyo sacrificio traemos hoy a la memoria.

Todos los aquí presentes sabemos que la Revolución triunfó. Que Porfirio Díaz partió a un exilio perpetuo y que la anhelada democracia sería traicionada con un golpe de Estado que por el magnicidio del presidente de la República traería aparejada una cruenta guerra.

Sin embargo, del ideario político de la Revolución habría de emerger el consenso mayoritario de los mexicanos, expresado en la Constitución de 1917 y la reivindicación de las masas plasmando en su contenido los ideales de democracia y de equidad social.

A 104 años del inicio de la Revolución, México vive circunstancias similares a la etapa previa que propició su surgimiento. Una clase política soberbia, insensible y corrupta, gobierna y privilegia a los menos, lastimando con sus ostentosas residencias y jugosas retribuciones económicas que abultan sus cuentas bancarias, a la mayoría del pueblo, que con dificultad subsiste.

Afortunadamente, el próximo año la ciudadanía tendrá la oportunidad histórica de acudir a las urnas para restaurar el rumbo de la Revolución Mexicana, ejerciendo el voto de manera libre y responsable, como lo anheló Madero y como también debemos honrar a los jóvenes de Ayotzinapa, de cuya desaparición habrá de emerger la lucha del pueblo para reivindicar la principal deuda moral de la Revolución Mexicana, la justicia social.

Aspiración legítima de los marginados, los migrantes, los obreros, los campesinos, los indígenas, los desempleados es tener una vida con calidad y dignidad, jamás de opulencia, y para lograrlo es necesario que el Poder Legislativo se renueve con representantes populares que trabajen para revertir las determinaciones cupulares que despojaron al pueblo de su riqueza petrolera.

Si bien la Suprema Corte de Justicia de la Nación desestimó la petición y el derecho del pueblo a ser consultado, la determinación minoritaria de 10 personas de ninguna manera cancelará la posibilidad de defender su soberanía, pues como lo establece el propio texto constitucional, ésta reside esencial y originalmente en él.

El Partido del Trabajo hace un llamado desde esta tribuna a la participación social, y asume el compromiso de encausar una lucha frontal responsable contra la desigualdad y la pobreza, para mantener vigente el programa ideológico de la Revolución Mexicana.

¡Viva la Revolución Mexicana!

¡Que vivan, y sean presentados vivos, los jóvenes de Ayotzinapa!

Palacio Legislativo de San Lázaro, a 20 de noviembre de 2014.

Diputada Magdalena Núñez Monreal (rúbrica)

Reacciones:

0 comentarios: