Informanet

29/10/13

DEFICIENCIAS Y CORRUPCION DE LA POLICIA FEDERAL EN MEXICO

Bienvenidos al Sitio Web www.informanet1.com Director General: Erasmo Martínez Cano… Comentarios y sugerencias: Editor: Erasmo Martínez / Javier Tlatoa ( portal@informanet1.com ) ( erasmocano@gmail.com ) Informanet Videos



Hace algunos años en una reunión con todas las autoridades de seguridad pública del gobierno federal y con el Presidente de la República el empresario Alejandro Martí comento;”el no hacer nada” para combatir todo aquello que crea la inseguridad y la impunidad, ¡es corrupción!

En el caso de la policía federal preventiva (PFP) en México, lamentablemente se está originando un problema mayúsculo que va avanzando en forma de una bola de nieve y que va creciendo día a día en un círculo de corrupción provocado por las enormes deficiencias estructurales que existen en la operatividad y funcionalidad de toda la estructura orgánica de la policía federal preventiva.

Nos referiremos a algunos aspectos estratégicos bajo los que se opera en un margen de ilegalidad-legal, es decir, se valen de lagunas jurídicas de la ley para justificar  acciones ilegales e inmorales para manejar a su conveniencia y con falta de ética el término; ¡seguridad nacional! , es decir, se abusa de este término para beneficiarse y blindarse legalmente en su trabajo para gozar en el anonimato de toda clase de privilegios económicos y personales creando una impunidad institucional.

Cuando nació la policía federal hace algunos años nos llenamos de júbilo ¡cuando inocentemente pensamos que se integraría en su mayoría por personal muy calificado, capacitado y con un nivel escolar “mínimo” de licenciatura en las aéreas estratégicas sustantivas y operativas!, pero sin embargo del año 2006 al 2012 el expresidente de México Felipe Calderón Hinojosa de forma absurda e irresponsable convirtió a la policía federal preventiva en un enorme elefante blanco contratando al mayoreo, de forma desproporcionada a policías no aptos con bajos índices de educación escolar, sin capacitación y con niveles de principios y valores tan bajos, que si usted se comunica con ellos, por los poros se les nota la falta de preparación y de una cultura de servicio en seguridad nacional y de atención a la ciudadanía.


En la actualidad desafortunadamente ya existen casi 40,000 elementos, los cuales en su mayoría se dedican a realizar labores policiacas rutinarias de vigilancia pírrica, es decir, se privilegian en su mayoría las acciones operativas de vigilancia de corrección y se han descuidado y olvidado las acciones de carácter de prevención al delito. Esto principalmente ha provocado la permanencia y un crecimiento constante de la inseguridad en todo el país y que la sociedad mexicana ya le haya perdido la confianza también a estos policías, porque simplemente, ¿si hacemos cuentas del millonario presupuesto que cuestan los 40,000 elementos federales con sueldos que no compensan su productividad invisible por el trabajo que realizan principalmente en forma de caravana en vehículos muy confortables?, ¡pues los ciudadanos mexicanos salen perdiendo enormes sumas millonarias de dinero!, así mismo, si comparamos también además el sueldo estratosférico e insultante de todos los policías “contra la captura de uno que otro delincuente de vez en cuando para justificar su deficiente trabajo”, ¿acaso será un buen negocio para un país pobre como México con casi 60 millones de mexicanos en la pobreza y con enormes problemas de inseguridad?

Día a día vemos que la policía federal preventiva envía a distintas regiones de la República Mexicana  a miles y miles de elementos federales en convoy  de vehículos en caravana  “dizque” a vigilar y corregir la inseguridad, pero sin embargo esto es una simulación, porque se ha comprobado que esta es una labor y una estratégica equivocada, poco profesional y efectiva, por esto reiteramos; siguen siendo acciones de carácter correctivas y “se descuidan casi siempre las acciones de prevención al delito”, insistimos porque reiteradamente “se ha visto una y otra vez” que durante el tiempo en que vigila la PFP  a “x” región de país, si baja el nivel de inseguridad y  se calma, pero es preciso aclarar que no desaparece la delincuencia, ¡porqué en cuándo se retiran los policías!, inmediatamente regresa en automático el problema original de inseguridad y de delincuencia organizada!, esto se ha vuelto un circulo vicioso y una burla que se ha convertido en un engaño a la sociedad nacional y en un beneplácito para la delincuencia organizada.

¿Pero cuáles son algunas de las principales deficiencias de operatividad funcional que existen en la policía federal preventiva y donde se comprueba; que el no hacer nada, es corrupción?

  1. Participación Ciudadana; en la normatividad, publicidad  y políticas institucionales(misión, visión, etc.) de la PFP se promociona y se afirma que existe dentro de sus funciones “la Participación Ciudadana” y que se atiende a la ciudadanía y en especial a la organizada para atender sus recomendaciones y la colaboración en cuestiones de seguridad local, estatal y nacional, sin embargo esto es un engaño y un grave descuido estratégico de seguridad en la PFP, porque recordemos que los ciudadanos (ellos son la participación ciudadana) son los que realmente conocen desde la raíz los problemas de inseguridad de sus localidades, son quienes la padecen y “casi” siempre saben, quienes integran los grupos de delincuencia que afecta a su localidad e incluso quienes podrían proponer las mejores soluciones para combatir los problemas de la inseguridad local.

  1. Ley de transparencia federal; es sabido que la transparencia es una de las herramientas más efectivas para combatir a la corrupción, sin embargo en la PFP se mofan del ciudadano y del IFAI (Instituto Federal de Acceso a la Información Pública Federal) porque solo se cumple parcialmente con la ley de transparencia a pesar de que el ciudadano reiteradamente tiene que interponer “recursos de revisión ante el IFAI” una y otra vez para que la PFP entregue la información pública,  pero solo simulan entregando información pública parcial y mutilada en las partes sustanciales. Lo anterior ha ocasionado una cultura de impunidad que ha permitido generar vicios ocultos institucionales encaminados a fomentar el anonimato en la identidad de los elementos policiacos y en acciones ilegales que cometen en el ejercicio de sus funciones de carácter público y en su vida privada.

Por ejemplo, si un ciudadano denuncia a un policía federal por un acto ilícito, ¡se le exige el nombre completo del policía y al ciudadano se le exige su identificación oficial del IFE para que proceda normalmente la queja!, además, la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la PFP puede tardar meses en identificar a este policía porque ¿al parecer?, ó no existe una coordinación, la comunicación y el apoyo con el resto de la estructura orgánica de la PFP ó es tan grande el número de casos de policías denunciados que ya ha rebasado la capacidad de atención que tiene la UAI para investigar las faltas administrativas y los delitos cometidos por policías, porque según información pública, se ha atendido e investigado a 30,416 denuncias en contra elementos de la policía federal de enero del 2006 a septiembre del 2012. 

Aunado a lo anterior, no se le permite al ciudadano denunciante conocer la identidad del policía denunciado y haciendo una labor de encubrimiento institucional y de impunidad en perjuicio del ciudadano, ¡al policía si se le otorga la identidad del ciudadano denunciante!  y en ocasiones hay fuga de información de datos personales del ciudadano, poniendo con esto en riesgo la integridad personal del ciudadano y la de su familia, así mismo el ciudadano tampoco tiene derecho a conocer cuál fue la sanción contra el policía que denuncio, “porque el documento que recibe como resultado de la investigación, es mutilado en un 90% en su información sustancial importante, justificando el hecho como reservado el documento por 10 años ¡por cuestiones de seguridad nacional!” y se cristaliza la impunidad institucional en la PFP.

¿Cómo la ve estimado lector, con estas incongruencias institucionales, usted se arriesgaría a denunciar a un policía federal preventivo, poniendo en riesgo su integridad personal y la de su familia, cuando la PFP no le ofrece ninguna garantía de protección a la ciudadanía que denuncia hechos ilícitos cometidos por policías federales?

C) Normatividad interna de la PFP y control de los mandos policiacos; escudados e invocando el pretexto del argumento “seguridad nacional”, intrínsecamente se ha construido y justificado una cultura de “encubrimiento de todas aquellas irregularidades que impliquen una responsabilidad en contra de un policía federal”, esto ha creado ya una especie de “código interno de hermandad” donde por costumbre obligatoria, difícilmente un policía denunciará a otro que este violando alguna ley o normatividad interna, por ejemplo; ¿cuándo hemos visto que despidan a policías federales que reprueben una y otra vez el examen de control de confianza y con esto se compruebe que no son personal apto y calificado?

D) Certificación de policías; supuestamente con el famoso y simulado “examen de control de confianza” se identificarían a policías honestos y calificados para encontrar personal con principios y valores encaminados a servir a la sociedad en cuestiones de seguridad, ¿sin embargo, que cree usted estimado lector? ¡curiosamente!, al ingresar en diciembre del 2012 el nuevo Comisionado de la policía federal Enrique Galindo Ceballos, detecto que había un enorme porcentaje de elementos no habían sido certificados y “se ordeno que al vapor” (mal hecho) que se les aplicara el dichoso examen de control de confianza a los que faltaban, para cumplir simplemente con un requisito que exigía la ley en cuestiones de seguridad nacional, esto se realizo sin importar los graves riesgos que ocasionaría certificar a policías no capacitados para cuestiones de seguridad nacional.

E) Índice de policías corruptos; cada vez hemos visto en las noticias a más y más policías federales inmiscuidos en el crimen organizado o cometiendo delitos como el secuestro (los casos del aeropuerto en el Distrito Federal, de la carretera a Cuernavaca, Morelos a personal diplomático de los EUA y los secuestradores de Guerrero en el año 2013, etc.) aquí, “a pesar de haber aprobado el examen de control de confianza, ¡luego entonces, que pasa!, ¿Acaso serán las consecuencias y el producto de todas las irregularidades y deficiencias que hemos comentado que existen en la PFP, ¡porqué no aparece dónde quedo la “supuesta” área de inteligencia! para vigilar también a los asuntos internos de la policía federal?

F) Evaluación de los policías por la sociedad; Evaluar hoy a un policía federal preventivo es muy sencillo,  solo mande a un estudiante de psicología a que observe el comportamiento de los elementos vestidos ya de civil en las afueras de la estación central de mando de la PFP en Iztapalapa  en el Distrito Federal, el estudiante comprobara fácil que muchos policías se transforman en ciudadanos no ejemplares violando reglamentos ¿y? pues mejor le ponemos ejemplos; circulan con autos con vidrios polarizados prohibidos, no respetan en sus autos el día no circula, deambulan armados, uniformados y ocultando el uniforme con una chamarra particular, no respetan las vías de circulación de la avenida principal, el vocabulario que manejan algunas veces es impropio, etc. O si lo prefiere, también puede usted preguntarle a un ciudadano común ¿que lamentablemente tenga de vecino a  un policía federal preventivo?, él seguramente le informara que el comportamiento del policía no es el adecuado,  ¿esto?, es una consecuencia real de las enormes deficiencias administrativas y jurídicas bajo las que funciona la PFP  en México porque han edificado a un policía federal virtual que si respeta “aparentemente” la ley  en su vida pública, pero no en su vida privada, esto se convierte en automático en un caldo de cultivo y un catalizador para la delincuencia porque al estar encubierto legalmente bajo el absurdo argumento de “seguridad nacional” y permanecer en el anonimato social para tener la libertad de manipular a cualquier ley a su antojo y conveniencia personal, la sociedad y la ley pierden.

El día 16 de 0ctubre del 2013 y días después,  la prensa y medios de comunicación publicaron las siguientes declaraciones del Comisionado Nacional de Seguridad Pública de México, el Dr. Manuel Mondragón y Kalb; “no voy a parar hasta acabar con todas las cochinadas”, ¡limpiaré porquería en policía federal!, la participación de la sociedad civil debe ser escuchada toda vez que tienen  puntos de vista que permiten conocer los problemas que existen con las corporaciones policiacas que hay que corregir de manera permanente”. 

Es sumamente importante que el congreso mexicano, los consejos ciudadanos de seguridad  pública, las redes vecinales de seguridad pública y la sociedad jurídica del país revisen urgentemente el tema integral de la PFP y paren el crecimiento desenfrenado e irresponsable de una institución estéril como la PFP que va caminando al fracaso y generando un problema social que agrava, motiva y autentifica la permanencia de dependencias públicas federales ineficaces que tienen una rentabilidad mediocre y que afectan el patrimonio económico de los mexicanos.




CARLOS MUNGUIA RODRÍGUEZ
pluma_dorada50@hotmail.com



regresar/home
Reacciones:

3 comentarios: