Informanet

19/10/14

Festival Internacional de Cine de Morelia

 
En el marco del Festival Internacional de Cine de Morelia se presenta “Zaï”, un proyecto social, cultural y cívico que se iniciará en 2016, cuyo objetivo es el de cultivar a una comunidad cinematográfica a través de un espacio permanente que brinde la oportunidad de ver lo mejor del cine del mundo. Este espacio contará con tres salas de cine, espacio para exposiciones, instalaciones visuales, librería, videoteca, cafetería y restaurante.
 
 
¿Qué es “Zaï”?
 
“Zaï” es un antiguo método de cultivo. “Zaï” es una zanja, un hoyo, un pequeño espacio en la Tierra en el que se vierte abono y materiales orgánicos para cultivar una planta más fuerte y más productiva.
 
 
Proyecto Cultural “Zaï”
 
Las tierras del cine, alguna vez ricas en sus posibilidades para producir diversas formas de expresión humana, hoy, debido a una monolítica y uniforme manera de distribución, se muestran áridas y pobres.
“Zaï” es un pequeño espacio en la tierra mexicana donde se va a germinar y reproducir ese cine que cada vez es más difícil de encontrar. Esperemos que de la misma manera que frenó la hambruna en el Sahel africano, “Zaï” logre de a poco que ese cine que tanto amamos sacie y se disemine hacia la mayor cantidad de gente posible.
 
 
¿Quiénes conforman “Zaï”?
 
“Zaï” surge de la idea de Alejandro González Iñarritu, de enriquecer el diálogo de la comunidad cinematográfica mexicana a través de un espacio permanente dedicado al mejor cine del mundo.
 
Alejandro González Iñarritu invita a Alejandro Ramírez, Director General de Cinépolis, y a Daniela Michel, Directora del Festival, a sumarse y desarrollar conjuntamente este proyecto.
 
Posteriormente invitan a Jorge Mondragón, Socio y Representante de Colours, a participar.
 
El Consejo Asesor de “Zaï” lo conforman:
 
  • Alfonso Cuarón
  • Guillermo del Toro
  • Carlos Reygadas
  • Fernando Eimbke
  • Amat Escalante
  • Diego Luna
  • Gael García Bernal
Manifiesto
 
Creemos en el poder liberador y humanizador del cine.
 
Creemos que ver no es mirar.
 
Creemos en un espacio donde la ciudadanía ejerza su derecho a  mirar el cine del mundo.
 
Creemos en imágenes que acarrean historias e ideas que golpean el plexo neurológico de nuestra existencia.
 
Creemos en un cine universal que, más allá del puro entretenimiento, deje huella.
 
Creemos en un cine sin miedo; sin miedo a perder dinero y sin miedo a expresar la realidad, que no es sino la realidad personal de cada autor.
 
En “Zaï” programaremos y nos alimentaremos de las imágenes que amamos. Aquello que nos perturba cuando estamos demasiado cómodos y nos consuela cuando estamos perturbados.
 
Sostendremos una curaduría diversa no subordinada a intereses económicos o enormes campañas de publicidad, sino impulsada por el libre y amplio criterio de una comunidad que ama el cine y está cerca de su pulso vital.
 
“Zaï” no es un ejercicio artístico sino un derecho ciudadano a elegir e impregnarse de lo que hoy el mundo entero ofrece.
 
Las imágenes y las historias del mundo vendrán aquí. Sus creadores también.
 
De la misma manera, nuestras imágenes, historias y creadores se expondrán hacia dentro y hacia fuera de “Zaï”, contribuyendo a una comunidad en diálogo constante.
 
Las películas se programarán y se fortalecerán por sí solas, porque la boca sólo habla de lo que el corazón esconde.
 
“Zaï” es cine, fotografía, instalación visual, talleres, conferencias, exposición y exhibición.
 
“Zaï” es un proyecto civil, social y cultural; Un proyecto auto-sustentable con un espíritu incluyente.
 
“Zaï” es un movimiento que encara sus objetivos con entusiasmo, pero también con desparpajo y alegría.
 
Porque si no, no hay cine.

 
APÉNDICE
 
¿Qué es “Zaï”
 

“Zaï” es un antiguo método de cultivo.
 
“Zaï” es una zanja, un hoyo, un pequeño espacio en la Tierra en el que se vierte abono y materiales orgánicos. El agua de lluvia se arrastra y se deposita en ellos. De esta manera, cada hoyo “Zaï” se convierte en una fuente de recursos biológicos con mayor contenido de agua y nutrientes que las circundantes.
 
En este rico ecosistema habitado por microorganismos, se siembra una semilla cuya calidad, fortaleza y productividad será mayor y más rica que cualquier planta que se siembre afuera.
 
“Zaï” es un espacio simple e incluyente que promueve la formación de una comunidad orgánica y diversa cuya convivencia da frutos. En las más áridas tierras del Sahel africano, el “Zaï” frenó la hambruna.
 
Reacciones:

0 comentarios: