Informanet

29/12/14

¿Por qué nos gusta tanto el sexo?

Por Héctor Medina Varalta

 

Guadalajara, Jalisco, diciembre de 2014. ¿Por qué nos gusta tanto el sexo? Los orígenes del ser humano se remontan a la prehistoria y, por lo tanto, es ahí donde nuestra búsqueda debe comenzar. El propósito de esta colección de cuatro volúmenes es proveerle las herramientas necesarias para que, a la manera de un investigador que se adentra en territorios ignotos, se deleite conociendo más sobre por qué somos como somos. Nuestros cuerpos fueron esculpidos por la conducta sexual de nuestros antepasados prehistóricos; son, por así decirlo, un registro vivo de sus indiscreciones. De este modo, con la ayuda de la imaginación y las capacidades deductivas, se puede ir proyectando la película del sexo desde la prehistoria hasta la modernidad, de lo que la naturaleza nos obligó a adoptar durante miles de años, hasta llegar a lo que somos: hombres y mujeres de conducta sexual, que coqueteamos, nos enamoramos, nos casamos, nos reproducimos, nos engañamos y nos volvemos a enamorar, hasta que la vejez o la tumba les marcan el alto a nuestros actos.

El beso en el virreinato

Pilar Montes de Oca, representante de la editorial algarabía, aclara que, por el momento son cuatro libros, pero van a ser ocho: el primero esPrehistoriaes decir, desde antes de ser homo sapiens, incluso homínidos, etcétera; después viene Antigüedad donde incluye griegos, romanos, hititas, incluso, antigüedad prehispánica, después viene la Edad Media, donde implica toda la clase eclesiástica, luego laModernidad que son los siglos XVI, XVII y XVIII, le sigue el siglo XIX, luego vendrá Contemporáneo y Oriente. En la época cuando llegaron los españoles había mucha higiene, pero en la época virreinal fue fatal; la higiene terminó por los suelos. De acuerdo a algunos historiadores, había mujeres muy hermosas, pero tenían mal aliento o les faltaban piezas dentales, sin embargo, el instinto sexual les ganaba. Basta recordar cómo empieza la novela El perfume, de Patrick Süskind: “En aquella época todo olía nauseabundo, hedían los dientes infectados; eran otros patrones de higiene, pero el instinto es el instinto. Eso es importantísimo: somos animales antes que nada, pero se nos olvida. A propósito, Montes de Oca recordó un poema deFrancisco de Quevedo, que dice:

 

Piojos cría el cabello más dorado/

lagañas hace el ojo más vistoso

en la nariz del rostro más hermoso/

el asqueroso moco está enredado

y así la mano blanca y perfumada/

al culo de su dama haya llegado/.

Este es el muladar que os enamora/

cágome en el amor y en la hermosura

 

Los libros están escritos con pequeñas cápsulas en letra grande, datos; al final viene una cronología de cómo vamos relacionando el arte día con día; es una colección súper entretenida. Montes de Oca, invita a todos a acercarse a la lectura, pues la lectura no tiene por qué doler, ni ser solemne, ni aburrida, al contrario, puede entretenernos, llevarnos más allá del mero conocimiento.

Reacciones:

0 comentarios: