Informanet

22/6/14

Control de Acceso en Hoteles, Seguridad y Comfort por el Mismo Precio

Control de Acceso en Hoteles, Seguridad y Comfort por el Mismo Precio

  • La oferta hotelera en el mundo dicta que la seguridad no es un plus sino una obligación que ofrece un servicio al cliente, hoy en día el reto es obtener de esta exigencia del mundo moderno todo un plus tanto para el sector como para el usuario final.

Centros de Playa, Grandes Ciudades, Pueblos Mágicos, Ciudades Fronterizas o Ciudades del Interior, donde quiera que haya decidido o esté pensando en pasar unos días para este próximo periodo vacacional, seguramente ha pasado por su mente escoger aquel cuya apariencia y costo sean a su bolsillo el factor que defina su estancia, pero ¿ya pensó en su seguridad? Ya sea de placer o de negocios, pasar la noche en un hotel es una decisión que hoy día se toma casi automáticamente y sin meditarlo, el hecho de que un cuarto de hotel pase a ser esa noche su casa y represente todo un refugio mientras duerme, pasa casi desapercibido. Sería importante pensar un poco más en la oferta de seguridad que los hoteles ofrecen hoy casi por el mismo precio, pues hoy por hoy esta necesidad se ha convertido en todo un compromiso de servicio para cualquier cadena no importando el número de estrellas que pretenda alcanzar o esté dispuesta a perder.

Identificar aquella opción que cubra sus expectativas sin afectar el presupuesto, no es sencillo pues como ya se comentó, el costo no es el mejor indicador de la calidad en seguridad que va uno a recibir. En realidad el tema de la seguridad hotelera, es uno cuya experiencia es aún muy joven, no más de 20 años separan las primeras propuestas de accesos de seguridad a nuestros días. En aquellos tiempos hablar de acceso era hablar de quien poseía la llave de entrada a la habitación, fuera quien fuera, en el momento que fuera, ya sea de día o de noche, pudiendo hablar de duplicados, llaves maestras o simplemente chapas fácilmente manipulables. 

Identificar aquella opción que cubra sus expectativas sin afectar el presupuesto, no es sencillo pues como ya se comentó, el costo no es el mejor indicador de la calidad en seguridad que va uno a recibir. En realidad el tema de la seguridad hotelera, es uno cuya experiencia es aún muy joven, no más de 20 años separan las primeras propuestas de accesos de seguridad a nuestros días. En aquellos tiempos hablar de acceso era hablar de quien poseía la llave de entrada a la habitación, fuera quien fuera, en el momento que fuera, ya sea de día o de noche, pudiendo hablar de duplicados, llaves maestras o simplemente chapas fácilmente manipulables.

Si uno requería guardar algún objeto valioso, tenía que hacer uso de las cajas de seguridad dispuestas en la recepción y al salir de su habitación debía además dejar su llave con él o la recepcionista. ¿Le suena familiar? Y es que aun cuando uno se encuentra de viaje, lo último que quiere preocuparse es en la seguridad, pero nadie quiere regresar a su cuarto de hotel para encontrar que nada se encuentra como lo dejó y que su “shopping” y demás cosas de valor desparecieron.

Hablando de los peores escenarios, podemos nombrar allanamientos, incendios, desastres naturales, ataques terroristas y sólo por enumerar algunos que pueden ocurrir potencialmente en casi cualquier ciudad del país. ¿Paranoico? Cifras mundiales bien documentadas, dicen que la probabilidad de morir de un huésped en un ataque terrorista es de un muy lejano 1 en 10 millones, sin embargo la pregunta siempre será ¿Cuánto vale su seguridad?, veamos como hoy en día los hoteles previenen entonces aquellas opciones que se miran menos lejanas.

México, con alrededor de 700mil cuartos de hotel distribuidos en todo el territorio nacional, tienen como naturaleza precisamente el estar abiertos al público, lo importante es saber cómo controlar su acceso, para ello tenemos que saber qué es lo que queremos prevenir en primera instancia, conocer qué buscamos es fundamental para implementar la solución óptima, sin embargo podemos dividirlo fácilmente en dos rangos robos y auto-robos.

Reacciones:

0 comentarios: